Sunday, November 20, 2005

Requiem para un junior (poesía)

Pubertín y Pubertón para lograrse embriagar,
Acudían a bares, antros y cantinas sin cesar.

Pubertín vestía de Armani,
Pubertón de Louis Vuitton,
Cualquier prenda era buena
Para mezclarla con el ron.

Llegaban caminando,
Procedían a cantar,
Tras unas cuantas cubas,
Se dedicaban a fajar.

A la salida sus choferes
esperaban sin soñar.
Se lamentaban por las mujeres
que habían de transportar.

Pubertín despertó un día,
retorciendo de culpabilidad,
Tantos recuerdos feos
Que no podía descartar.

Fue a una iglesia,
a buscar redención.
El cura levantó el vaso,
Y le dio de tomar alcohol.

Dios lo tocó y le hizo olvidar,
Todas las chingaderas que no le pudo perdonar.

Pubertón fue otro caso,
Más trágico aun,
El se despertó borracho
Y acabó en ataúd.

Su familia lo veló, y brindó a su salud.
Lágrimas de vino corrieron entre la multitud.

¡Salud!, dijeron los presentes.
Al muerto le faltó salud.

2 comments:

mO said...

Lo interesante es que tienes toda la razón pudiste plasmar ese pubertin y purberton de una manera profunda y con un poco de sensibilidad.
Un saludote mO

Cynthia said...

Hola Morris: puedo decirte que me senti plenamente identificada. Pero con el padre. jejeje. Muy bueno.
Ojala algun dia pueda estar en contacto contigo. Me encanta como escribes. Saludos. Cynthia